Fundación JR Guillén

El programa veterano de la Fundación Juan Ramón Guillén muestra a los menores la importancia de consumir aceite de oliva y los acerca al proceso de elaboración durante una jornada en la Hacienda Guzmán.

Un total de 13.774 escolares de 99 centros educativos de 33 municipios de Sevilla han participado en Planeta Olivo desde su creación en 2011. El programa veterano de la Fundación Juan Ramón Guillén, desarrollado en la Hacienda Guzmán, tiene como objetivo acercar la cultura del aceite de oliva y su proceso de elaboración a las nuevas generaciones. Mediante la realización de diferentes talleres, los niños aprenden las características y propiedades del aceite, elemento base de la dieta mediterránea, así como la relevancia que el cultivo del olivo ha tenido a lo largo del tiempo en el ámbito rural de Andalucía.

En concreto, durante el curso 2017/2018, han realizado la actividad un total de 2.895 menores de 34 colegios ubicados en 18 municipios de la provincia de Sevilla. La actividad, que se imparte en español e inglés, se ha consolidado como un espacio pedagógico de referencia entre los centros educativos sevillanos, y acoge a escolares de entre 3 y 16 años para ofrecerles una visita lúdico-educativa en un enclave con más de 500 años de historia olivarera como es la Hacienda Guzmán.

Durante la jornada los participantes entran en contacto directo con los elementos necesarios para comprender de dónde procede el aceite de oliva, cómo ha evolucionado el proceso de elaboración a lo largo de los siglos, cuántas variedades de olivos y aceites existen, qué es una almazara o en qué consiste una dieta equilibrada, entre otras muchas cosas.

Planeta Olivo es un proyecto puesto en marcha por la Fundación Juan Ramón Guillén y Planeta Museum siguiendo la metodología diseñada por Ciencia Divertida-Ludociencia, que se compone de distintos experimentos, dinámicas, juegos y actividades cuidadosamente seleccionados y agrupados por áreas de conocimiento con un denominador común, aprender divirtiéndose. Asimismo, cuenta con la colaboración del Instituto de la Grasa-CSIC, que avala los contenidos del programa.